Qué hacer y qué ver cerca del hotel: la Rambla

La Rambla ofrece una amplia variedad de actividades y lugares para ver

Qué hacer y qué ver cerca del hotel: la Rambla

Te presentamos un recorrido con los mejores lugares para ver y disfrutar en la Rambla

Nuestra privilegiada ubicación, en pleno centro de Barcelona, hace que nada más salir del hotel se te abra un inmenso abanico de lugares que ver y actividades increíbles para disfrutar mientras das un agradable paseo por la Rambla, la calle más emblemática de la ciudad.

Qué encontrarás en la Rambla

La Rambla (en la que se ubica el Hotel Arc) es la calle más famosa y transitada de Barcelona y una de las principales arterias de la ciudad, que conecta la Plaça de Catalunya con el puerto. A lo largo de sus cerca de 1,3 km te cruzarás con preciosos quioscos de flores y productos locales, comercios centenarios, artistas callejeros y ríos de gente en medio de un magnífico ambiente. Estos son los lugares más emblemáticos de la Rambla que no te puedes perder:

Mirador de Colón

El mirador de Colón es una de las principales atracciones turísticas de Barcelona

Al principio de la Rambla, junto al puerto, descubrirás el Mirador de Colón, uno de los principales iconos turísticos de la ciudad. Inaugurado en el año 1888 con motivo de la Exposición Universal, el conjunto escultórico está formado por una majestuosa estatua dedicada a Cristóbal Colón (que eligió el puerto de Barcelona para desembarcar después de su viaje por América) y por una columna de hierro de estilo corintio en cuya cúspide se ubica el mirador, desde el que puedes disfrutar de unas espectaculares vistas panorámicas de Barcelona a 60 metros de altura.

Gran Teatre del Liceu

El Liceu es uno de los principales teatros de ópera del mundo

Muy cerca del hotel se ubica el Gran Teatre del Liceu, considerado como uno de los teatros de ópera más importantes del mundo.

Desde su inauguración en el año 1847, en el Liceu se han representado las más grandes obras y ha acogido a artistas de la talla de Enrico Caruso, Maria Callas, Luciano Pavarotti o los locales José Carreras y Montserrat Caballé.

Además, el edificio es una obra de arte arquitectónico que merece la pena visitar aunque solo sea para contemplar su belleza.

Después de sufrir varios incendios e incluso un atentado a lo largo de su historia, el edificio ha resurgido de sus cenizas una y otra vez y tras su última reconstrucción mantiene la esencia original, con algunas mejoras técnicas, para convertirse en un símbolo cultural de Barcelona y en uno de los teatros con mayor aforo de Europa (2.292 asientos)

Pero el Liceu no vive solo de su historia. Por su imponente escenario siguen pasando los mejores cantantes y compañías de ballet y danza del mundo. La temporada 2017 incluye obras de Wagner, Giuseppe Verdi o Mozart, entre otros grandes artistas. Puedes consultar la programación completa aquí.

Plaza Real

La Plaza Real es una de las más concurridas de Barcelona

Justo en frente del Liceu te encontrarás la Plaza Real, uno de los lugares con más historia de Barcelona. En esta preciosa joya neoclásica (en la que se han grabado escenas de películas como El perfume) conviven edificios del siglo XIX y comercios tradicionales con restaurantes, cafés, tiendas y locales nocturnos que hacen la Plaza Real esté llena de vida las 24 horas del día.

Un emplazamiento ideal para tomar algo y relajarse antes de continuar descubriendo las maravillas de la Rambla o iniciar una incursión en el barrio Gótico.

Mercat de la Boqueria

La boquería es uno de los mercados gastronómicos más importantes de Europa

Después de tanto paseo necesitarás reponer fuerzas y qué mejor lugar para hacerlo que el Mercado de la Boquería, uno de los mercados gastronómicos más importantes de Europa. Además de los productos típicos catalanes, en la Boquería podrás adquirir o degustar los más selectos y exóticos manjares de diferentes partes del mundo.

Estatuas humanas

Las estatuas humanas son uno de los iconos de La Rambla

Plagada de esculturas de grandes artistas del modernismo, Barcelona es también conocida por albergar a un amplio elenco de estatuas humanas. Salvador Dalí, Cristóbal Colón o el famoso cowboy son solo algunos de los personajes que conviven con pintores, caricaturistas y otros artistas callejeros que se han convertido por derecho propio en uno de los iconos de la Rambla.

Fuente de Canaletas

La fuente de Canaletas es famosa por ser el lugar de reunión en el que celebran los títulos los aficionados del Barça

Destino prácticamente ineludible para los turistas que visitan la ciudad, la fuente-farola de Canaletas es famosa por ser el lugar de reunión al que acuden los aficionados del FC Barcelona para celebrar los títulos del club.

Cuidado, dice la tradición que quien bebe de sus aguas se enamora de Barcelona y está condenado a volver… Nosotros estaremos siempre encantados de recibirte… 😉

Mosaico de Miró

Miró diseñó el mosaico como una forma de saludar a los visitantes que llegan por mar a Barcelona

A más de un turista despistado se le ha pasado por alto el magnífico mosaico de Joan Miró que decora el corazón de la Rambla. Justo enfrente del teatro del Liceu y a pocos metros del pasaje del Crèdit, donde nació el artista catalán, encontrarás esta obra de arte de unos 65 metros cuadrados compuesta por pequeñas baldosas de terrazo en vivos colores, que Miró ideó a finales de los años 60 como un saludo de bienvenida a los viajeros llegados por mar.

Palau Güell

El Palau Güell de Barcelona fue diseñado por Antonio Gaudí

En 1885, el empresario textil Eusebi Güell encargó a Antoni Gaudí que diseñara su futura residencia la calle Nou de la Rambla.

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1984, el Palau Güell fue la primera obra importante de Gaudí y es un magnífico ejemplo de arquitectura modernista para uso doméstico. Al igual que en el resto de sus obras, el arquitecto catalán dejó fluir toda su imaginación en un diseño innovador y funcional a partes iguales en el que destacan las formas estilizadas y vegetales inspiradas en la naturaleza.

En plena etapa orientalista, Gaudí bebió del arte islámico y oriental para decorar el palacio con baldosas cerámicas, arcos mitrales y remates en forma de cúpula y templete.

El salón, con una capilla adosada, está profusamente decorado con columnas, vidrieras y rejas, y distribuye el resto de estancias, todas ellas con vidrieras y mobiliario ornamentado.

Por su parte, la azotea del edificio está decorada por un bosque de colores y un conjunto de chimeneas en las que Gaudí empleó por primera vez uno de los elementos ornamentales que más ha caracterizado a su obra: el trencadís.

 

La Rambla tiene una oferta tan variada que no podíamos contártelo todo en un solo post. Consulta nuestro post sobre los mejores museos que puedes visitar en la Rambla y permanece atento a futuras publicaciones sobre el sinfín de actividades que puedes disfrutar en los alrededores del hotel. ¡No dudes en preguntar a nuestro staff si necesitas más información, estaremos encantados de ayudarte!