Las 6 maravillas del modernismo en Barcelona

Barcelona está repleta de maravillas de las arquitectura modernista

Las 6 maravillas del modernismo en Barcelona

Barcelona es una de las capitales mundiales del modernismo. Los principales arquitectos de la época convirtieron la ciudad en  un inmenso museo al aire libre en el que conviven cerca de 120 edificios modernistas. Aunque es extremadamente complicado hacer una selección, hemos recopilado para ti una lista con las principales maravillas del modernismo en Barcelona.

Sagrada Familia

Hablar de Barcelona es hablar de La Sagrada Familia. El templo ideado por Antonio Gaudí se ha convertido en el icono por excelencia de la ciudad, el monumento más visitado de España y en uno de los más visitados del mundo.

Sus orígenes se remontan a 1866, cuando el fundador de la Asociación Espiritual de Devotos de San José, Josep Maria Bocabella i Verdaguer , pensó en erigir un templo en honor a la Sagrada Familia (San José, la Vírgen María y Jesucristo).

El proyecto fue encargado en un principio al arquitecto Francisco de Paula del Villar y Lozano que, poco después de que se colocara la primera piedra,  dimitió por discrepancias con los promotores.

El encargo pasó a manos de un joven Antoni Gaudí, que propuso construir un exuberante templo con planta de cruz latina, 18 torres de gran altura y cargado de simbolismo religioso (especialmente por su profusa decoración escultórica).

Gaudí dedicó 43 años de su vida a la Sagrada Familia pero, tras su muerte en 1926,  tan solo se había construido una de las torres. Sin embargo, gracias a los planos y maquetas que legó, sus sucesores han continuado las obras  respetando el diseño ideado por el arquitecto catalán.

Arquitectura de la Sagrada Familia: modernismo y simbología religiosa

El edificio representa los símbolos de la fe cristiana a través de una deslumbrante conjunción de disciplinas artísticas.

El exterior cuenta con tres fachadas. La del Nacimiento (calle Marina), profusamente decorada y llena de vida, representa el nacimiento de Jesús. La de la Pasión (calle Sardenya), más austera, refleja el sufrimiento de Cristo durante la crucifixión. Por su parte, la fachada de la Gloria (calle Mallorca) representa la Muerte, el Juicio Final, la Gloria y el infierno. Todas ellas incorporan preciosos conjuntos escultóricos en los que se recrean los principales pasajes de su vida: el beso de Judas, la última cena, El juicio de Jesús, el Ecce Homo, etc.

Por su parte, en el interior de la basílica destacan sus enormes columnas, la preciosa iluminación que proporcionan sus coloridas vidrieras y la decoración basada en las formas de la naturaleza que tanto caracteriza al modernismo catalán y, particularmente, a las obras de Gaudí.

la Sagrada Familia es la obra más conocida del modernismo barcelonés

En la actualidad el templo continúa en construcción y se espera que pueda estar acabado en 1926, coincidiendo con el centenario de la muerte del genio catalán.

Cuando finalicen las obras la basílica estará coronada por 18 torres (en la actualidad solo 8 están terminadas), dotadas de diferente altura en función de la jerarquía religiosa que representan: 12 estarán dedicadas a los apóstoles, cuatro a los evangelistas y una a la Virgen María. La última, dedicada a Jesucristo, acariciará el cielo de Barcelona a 172’5 metros para convertir a La Sagrada Familia en el edificio más alto de Barcelona.

Si quieres visitar la Sagrada Familia, en la recepción del hotel puedes comprar tus tickets  y así evitarte las largas colas que siempre se forman en la entrada. ¡Pregunta a nuestro staff!

Casa Batlló

La Casa Batlló es uno de los mejores ejemplos del modernismo de Gaudí

Otra construcción de Gaudí que representa la pura esencia del modernismo y que está declarada como Patrimonio Mundial por la UNESCO. Ubicada en el Passeig de Gràcia, en pleno corazón de Barcelona, la Casa Batlló te dejará impresionado con sus formas imposibles, sus tonos azulados y la riqueza cromática de sus ventanales

El edificio simboliza la batalla de Sant Jordi, patrón de Cataluña, contra el dragón (representación del mal). En la azotea, el lomo del dragón está representado por tejas de diferentes colores en forma de escamas, atravesadas por una cruz de cuatro brazos que evoca la espada de Sant Jordi.

En su preciosa fachada Gaudí combinó la piedra, el hierro forjado, el mosaico de vidrio y la cerámica. Por su parte, la planta noble y la primera planta incorporan esbeltas columnas de piedra con formas óseas decoradas con motivos florales.

No menos espectaculares, los patios interiores de formas onduladas evocan las profundidades marinas gracias a su original sistema de ventilación, las claraboyas con formas de caparazón de tortuga,  los pasamanos que parecen el espinazo de un gran animal y al increíble dominio que Gaudí tenía de la luz, el color y los diferentes materiales decorativos (vidrio, madera, hierro, etc.).

Casa Milà (La Pedrera)

La Casa Milà recoge todas las principales características de la arquitectura modernista

Gaudí dejó fluir su infinita imaginación para crear un edificio tan espectacular como inclasificable, en el que las líneas rectas parecen estar prohibidas.

La Casa Milà fue bautizada por los propios barceloneses como La Pedrera (cantera en catalán) por el aspecto pétreo del exterior del edificio. Se construyó como dos bloques de viviendas, con accesos independientes, intercomunicados por dos grandes patios interiores y con una ondulada fachada común.

Sus seis plantas están plagadas de curvas sinuosas, formas arquitectónicas imposibles y una decoración interior que recrea las formas de la naturaleza.

Pero si algo destaca en la Pedrera es su espectacular azotea, en la que las chimeneas en forma de esculturas de guerreros forman un impresionante ejército de piedra.

Pese a que en su construcción rompió con todos los esquemas arquitectónicos clásicos, Gaudí diseñó el edificio asegurándose de que contara con todas las comodidades posibles como ascensor, agua caliente, gas y garaje subterráneo, lo que convirtió a la Pedrera en uno de los edificios más confortables de la Barcelona de principios del siglo XX.

Park Güell

El Park Güell es una oda a la fantasía cargada de elementos modernistas

Concebido como una urbanización para las clases más acomodadas de la Barcelona industrial de principios del siglo XX, Gaudí diseñó el Park Güell con la intención de crear un espacio de viviendas de lujo inmerso en un entorno natural que ofreciera una vistas inmejorables de la ciudad.

Aunque el proyecto encargado por el empresario Eusebi Güell acabó siendo un fracaso comercial que obligó a sus promotores a paralizarlo, Gaudí pudo acabar gran parte de las zonas ajardinadas comunes en lo que acabó convirtiéndose en el Park Güell tal y como lo conocemos.

Un auténtico museo al aire libre en el que  Gaudí puso la arquitectura y el urbanismo al servicio de su gran fuente de inspiración, la naturaleza.

Declarado Patrimonio de la Humanidad en 1984, al entrar en el Park Güell te parecerá estar viviendo en un cuento de hadas gracias a su  impresionante colección de terrazas, mosaicos y esculturas.

Entre las más destacadas, el carismático lagarto-mosaico hecho de ladrillo revestido con trencadís que da la bienvenida a los visitantes en la entrada principal.

Hospital de Sant Pau

Obra del reputado arquitecto Lluís Domènech i Montaner, el Hospital de Sant Pau es el conjunto modernista más grande de Europa y uno de los mayores del mundo.

La visita guiada te permitirá descubrir la sorprendente historia (fue construido inicialmente a principios del siglo XX como una ciudad-jardín para los enfermos, aunque ya no funciona como hospital) y los secretos de este paraíso modernista de incalculable valor arquitectónico, en el que encontrarás  túneles subterráneos, preciosos jardines, esculturas, vitrales, mosaicos y todo tipo de artes aplicadas.

Palau de la Música Catalana

Construido entre 1905 y 1908 también bajo la dirección de Domènech i Montaner, el Palau de la Música Catalana es una de las salas de conciertos más singulares del mundo (con una acústica inmejorable)  y uno de los monumentos más representativos del modernismo catalán.

El edificio se articula alrededor de una estructura central metálica recubierta de vidrio, que al recibir la luz natural convierte el edificio en una mágica caja de música donde se combinan esculturas, mosaicos, vitrales y forjas.

La emblemática fachada de ladrillo rojo te enamorará al instante con sus columnas decoradas con cerámica colorida y unas esculturas de piedra tan elegantes como espectaculares.

Sin embargo, el verdadero corazón del edificio es su sala de conciertos,  en la que destaca el lucernario de vidrio y hierro que inunda de luz y color todo el espacio, además de las esculturas de piedra de valquirias y musas que rodean el escenario.

 

Además de los 6 edificios que te hemos presentado, en Barcelona puedes disfrutar de la Casa de les Punxes, la Casa Amatller y la Casa Lleó i Morera (que forman junto a la casa Batlló la conocida como la Manzana de la Discordia), el Palau Güell, la Casa Planells y un largo etcétera de maravillas del modernismo que se distribuyen por toda la ciudad. ¡No te las pierdas!